El cambio horario: por qué y a quién afecta más

Autor: // Actualizado el 25/10/2014 a las 12:40 3 comentarios
Foto | José Luis Quintanilla

Foto | José Luis Quintanilla

Siempre se ha dicho que el cambio horario de verano a invierno es muy bueno y tenemos una hora más de sueño, de fiesta, o para muchos, ¡también de trabajo!

El motivo de los dos cambios horarios establecidos, de invierno y de verano, no solo son causas astronómicas. Con estos cambios horarios, se ahorra todos los años alrededor de un 5% en energía, lo que supone unos 60 millones de euros con solo aprovechar mejor la luz del día. Y esto no es un invento de la actualidad: ¡las civilizaciones egipcias tenían un horario muy flexible según las horas de luz!

Un poco de historia

En España, hasta el comienzo del siglo XX, había establecido un horario según el meridiano de Madrid, pero cada provincia podía tener su propio horario. Es entonces, cuando al inicio de este siglo, se decide adoptar un horario universal, GMT hora (Greenwich Meridian Time). Más adelante, en 1908, se introduce el DST, (Daylight Saving Time), conocido como “horario de verano”, que suma una hora más de diferencia respecto al horario GMT entre los meses de abril y octubre. Es en 1940 cuando se adopta definitivamente el horario GMT+1 hora, coincidiendo con el meridiano 15º.

A quién afecta más

Según Ricardo Martínez Murillo, el neurobiólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el cambio horario no afecta demasiado a la población “normal” aun siendo un cambio brusco en el ritmo del día y noche. Los más afectados son personas con alguna enfermedad, los bebés lactantes, los animales domésticos y las vacas en la producción de leche.

Los síntomas que pueden darse en los que les afecta el cambio horario son:

  • Malestar general.
  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Depresión.
  • Somnolencia, irritabilidad y dificultades de concentración y memoria.
  • Fatiga (menor productividad).
  • Trastornos digestivos.

No afecta prácticamente a los procesos orgánicos del cuerpo humano, pero sí afecta algo más psicológicamente: las veces que habremos oído aquello de “las dos de hoy son las tres de ayer”…

Suscríbete por correo

Te enviamos las mejores curiosidades y eventos a tu correo electrónico cada semana. ¡Es gratis!

¿Te ha gustado?
Compártelo


Autor |

Creador de Bacinerias.com. Pasión por la #Fotografía, #Música, #Comunicación, #Marketing, #ProducciónMusical y #Audiovisual.

  • Anónimo

    Parece una tontería, pero si afecta si jeje

  • Isolda

    Sinceramente pienso que la oscuridad llega una hora antes de lo habitual, y dado que la rutina horaria se mantiene, se gastará por la tarde esa hora de iluminación ahorrada (o no ahorrada) por la mañana. Yo creo, que hay mucha más gente que utiliza electricidad por la tarde que por la mañana, y al hacer éste cambio, en teoría se consume mucho más. Pero respecto a las empresas, si que ahorran mucho y notan la diferencia!

    • Opino igual, a muchas personas nos puede llegar a parecer, en ocasiones, innecesario. Llegan las 6 y pico de la tarde y ya es de noche!
      Luego hay otras tantas personas a las que les viene bien este cambio, como las empresas que mencionas… y lo notan para bien.

      ¡Muchas gracias por comentar! 
      Un saludo! 🙂

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ContinuarLeer más